El voluntariado vacacional: Una opción de moda entre jóvenes

volunturismo social
Original: 1010experiencias.com
El volunturismo conquista a los que buscan aventuras a bajo coste y conexión con la cultura local

El voluntariado turístico, también llamado “volunturismo”, es una vía alternativa para viajar y conocer otras culturas. Combina actividades no remuneradas en comunidades rurales con la oportunidad de visitarlas, colaborar, hacer intercambio cultural y aprender sobre la localidad.
Este fenómeno ha calado profundamente en los gustos juveniles. La mayoría de los turistas que se decantan por esta opción tienen entre 20 y 35 años. Por otro lado, la demanda de esta modalidad ha aumentado recientemente. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), ha crecido 20% en el último año y 1,6 millones de personas la aplican anualmente. En respuesta a ello, se han creado varias organizaciones y agencias dedicadas exclusivamente a la asesoría del volunturismo, que ofrecen una gran variedad de programas.

Workaway o Helpx son algunas de las plataformas con las que se puede acceder a este método. Sin embargo, se debe pagar anualmente para tener acceso a las ofertas. Si, por otra parte, se busca mayor economía, es más efectivo ponerse en contacto directamente con las organizaciones o con los sitios que ofrecen alojamiento y comida a cambio de trabajo voluntario.

Volunturismo sudamérica
Original: asiconservachile.cl

Los principales destinos en donde se practica el turismo voluntario son Perú, Costa Rica, Tailandia, Australia, Sudáfrica, Argentina, India y Brasil. Por otro lado, las tareas son variadas. Entre las más comunes se encuentran; la construcción, enseñanza de idiomas como el inglés o el español, cuidado de salud, desarrollo comunitario, siembra y recolección o actividades de conservación del ecosistema.

Si se quiere viajar a un lugar nuevo y conocer con más profundidad esa zona, sólo basta navegar un rato en la web para descubrir las posibilidades. Son miles los trabajos disponibles y se adaptan a las aptitudes de la mayoría. Si quieres viajar a Tailandia, por ejemplo, con sólo visitar estas webs, puedes terminar preparando tragos en un local por unos meses a cambio de comida y un lugar para dormir.

La mayoría de estos trabajos no requieren experiencia previa, los anfitriones prefieren que los visitantes tengan una buena disposición y ganas de ayudar. Cabe destacar que estos oficios no suelen ser remunerados pero a cambio de realizarlos, el turista obtiene alojamiento, comida y acceso a actividades como paseos o guías turísticas.

El sociólogo y director del doctorado “Teoría crítica y sociedad actual” de la Universidad Nacional de Bucaramanga (UNAB), Mario Basaure, afirma que «lo común es que al viajar pagues un paquete, te tengan todo formateado, y uno no conozca nada, salvo los lugares turísticos«. «Sin embargo −continúa Basaure− hay una tendencia a experimentar una nueva cultura desde la cotidianidad, una especie de antiturismo, donde las personas buscan insertarse en un lugar y conocerlo desde adentro». Entre los principales beneficios que el sociólogo contempla del volunturismo están; ahorrar dinero, vivir una experiencia intercultural sin igual, crear lazos sociales y, en algunos casos, aprender un nuevo idioma.

Stephen WearingPara Stephen Wearing, académico de la Universidad Tecnológica de Sídney (UTS) y uno de los mayores expertos en el tema del voluntariado turístico, esta modalidad es “una actividad en la que turistas, por varias razones, deciden ser voluntarios en sus días de descanso para beneficiar a grupos desfavorecidos de la sociedad.”. Para Wearing hay varios tipos de volunturistas; los que quieren combatir los efectos de la pobreza, los que desean colaborar con la preservación de la naturaleza o quienes desean hacer una investigación social, antropológica o ambiental.

Es importante que antes de emprender un viaje como volunturista la persona esté informada totalmente del programa y se asegure de la veracidad y experiencia del mismo. La trata de blancas, la esclavitud o las estafas son amenazas tangibles y deben considerarse con seriedad. Es sustancial que el turista sólo se contacte con plataformas organizadas y verificadas.

Son tiempos cada vez más difíciles y muchos se han hartado de las típicas vacaciones. La playa, la montaña y el campo que queda a unos kilómetros de tu ciudad siguen siendo una buena idea, pero la posibilidad de visitar lugares exóticos como la India o Brasil a cambio de unas horas al día de trabajo voluntario, suena mejor. ¿O no?