El turismo rural conquista al cliente

Turismo rural montaña

Las vacaciones en entornos más naturales vuelven a ser relevantes

Los alojamientos en zonas rurales son los preferidos de una clientela cada vez mayor. Aunque sabemos que a todos nos encanta un hotel de quíntuples estrellas, con piscinas gigantescas y lujos sacados de los libros del buen Scott Fitzgerald, no es la única opción disponible a la hora de decidir dónde vacacionar. Las estancias rurales, es decir, casas de campo en medio de mucha naturaleza, son una alternativa turística que seduce cada vez más a familias y parejas.

En España, por ejemplo, hay más de 16.000 alojamientos turísticos rurales. A pesar de que en años anteriores, hubo un decrecimiento en la actividad turística de este tipo de hoteles, para el 2015 se reportó una mejoría evidente, llegando a contabilizarse un total de 3,6 millones de turistas rurales en el año.

ActividadesSin embargo, este rubro se enfrenta a problemas como la práctica ilegal, es decir, estancias rurales que no están debidamente registradas y legalizadas y aun así ofrecen sus servicios, los cuales dejan mucho que desear. Otro de los problemas que se ha vislumbrado en los últimos años es el inexistente acceso telefónico o conexión a internet y, además de esto, muchos de sus dueños no se dedican por completo a la labor de ser anfitriones de este tipo de hoteles, por lo que terminan descuidados, en malas condiciones y, lamentablemente, siguen ofreciendo estadía.

A pesar de ello, son miles las buenas opciones que hay en el mercado. Desde alojarse por un fin de semana en Murcia a bordo de antiguos vagones de tren, completamente restaurados y acondicionados con finura, o pasar unas agradables vacaciones en un monasterio ahora convertido en hotel rural y ubicado en Mallorca, donde Frédéric Chopin compuso varios preludios y pasó un largo tiempo con su amada George Sand.

Y la lista es mayor, desde conventos restaurados, antiguos castillos, ranchos campestres o gigantescas fincas. Y lo mejor es que en casi todas, se puede disfrutar no sólo del lugar, sino del contacto neto con la naturaleza. Muchos de los hostales incluso son considerados como ecológicos, porque están construidos de manera autosustentable y no inciden hostilmente en su entorno.

turismo ruralEsta nueva tendencia en alojamientos, habla de una población, cada vez mayor, que ansía desconectarse –al menos por un par de semanas- de una ciudad que pareciera hostigarlos e intentar tragarlos con sus fauces de concreto. Sin embargo, en estos tiempos tan convulsos, surge la posibilidad de turistear alejándose de la ciudad y entrando en contacto directo con la naturaleza y con entornos que muchas veces tienen un pasado muchísimo más interesante que la mayoría de los hoteles que solemos considerar a la hora de nuestros merecidos descansos.