Tratamiento sangriento

sanguijuela grande

Estos bichos pueden parecer muy desagradables, pero son usados para aliviar males circulatorios. Un tratamiento muy antiguo; pero que todavía se usa en algunos lugares.

Para algunos científicos el cuerpo humano está diseñado para vivir hasta por unos 120 años; pero eso es algo que no se ve porque estamos expuestos a muchos peligros que nos impone la propia naturaleza y otros que tienen que ver con nuestras costumbres, como la de consumir alimentos que nos van deteriorando poco a poco al organismo, lo envejecen con mayor rapidez y lo llevan a una muerte prematura.

Las zonas rurales, aun teniendo muy bajos niveles de desarrollo presentan mayor longevidad que las ciudades. Las enfermedades de la era moderna como la hipertensión, la obesidad, las alergias, el cáncer y las no menos importantes como el insomnio, la depresión, el estrés, entre otras, forman parte de un arma silenciosa que acaba con la vida más rápidamente.

Sobre el 40% de quienes tienen más de 50 años padecen de enfermedades crónicas como la hipertensión, mala circulación, especialmente en lo que tiene que ver con las piernas y su irrigación adecuada, esto produce las conocidas várices, así como también los tromboembolismos, entre otras.

personas con varices

Los tratamientos han variado mucho en los últimos años, por ejemplo, en el caso de las várices quizás te sorprenda saber que aún se usan métodos muy antiguos y tan estrafalarios que parecen ficción como el uso de sanguijuelas para el tratamiento de estas afecciones. Indian Journal of Medical Research publicó un informe sobre su uso para el tratamiento de estos trastornos del sistema circulatorio y úlceras venosas. En este se explicaba como en India en zonas donde la civilización está todavía lejos de llegar con sus progresos en soluciones de salud, sus médicos colocan las sanguijuelas en las zonas afectadas y luego que estas se aferran a la piel comienzan a succionar la sangre venosa y la arterial, el tratamiento es supervisado para que no termine causando más daño que el que ya existe. La mejoría llega; pero la recaída también porque en estos lugares alejados estos problemas se hacen tan marcados que mejorar su estado es muy difícil.

Hay registros confiables de su uso desde la antigüedad en los pueblos de México que usaban sanguijuelas para su tratamiento. Es algo no muy usado en la ciudad; pero sigue siendo utilizada en las afueras.

persona trabajando en el campo

Este problema en particular también es tratado con hierbas como hojas de nogal, pensamiento, cola de caballo, melisa y la manzanilla. También es usado uno de los principio básicos como la gravedad, y se coloca al paciente en una posición conocida en terminología médica como trendelemburg, que supone acostarse en una cama o tabla inclinada, donde los pies van hacia la parte más alta y la cabeza queda en la parte baja, esta inclinación por lo regular es de unos 45°. Estas terapias usadas con frecuencia en las zonas alejadas de la ciudad son la base de muchos de los tratamientos que se hacen en las ciudades, por supuesto que mejoradas con el uso de tecnología altamente sofisticada y medicamentos.

La vida rural es proclive a este tipo de padecimiento, porque están mucho tiempo de pie y con poco movimiento, eso es un escenario ideal para su aparición.