Aventura todo terreno

compresores

Frecuentemente contar con el equipo necesario puede ayudarnos a mejorarnos la experiencia.

Salir con tus mejores amigos a las afueras de la ciudad a pasarla bien es una de esas buenas cosas que se pueden hacer en la vida. Bien temprano comienzas a montar lo necesario en la camioneta, todo para llegar a la cima debe estar perfectamente calculado y eso incluye, buena música para el camino, las bicis, el equipo de apoyo que usarán y por supuesto dentro de todo un buen compresor de aire doméstico no debe faltar, porque nunca se sabe.

Con toda la carga lista para la aventura, besitos para la chicas antes de salir, enciendes los motores y a vivir la aventura. Cada momento de la vida es irrepetible y estás allí con tus mejores amigos para disfrutarlo. Tres horas de viaje están por delante para llegar al campamento donde dejarán la camioneta y las bicis se convertirán en su modo de transporte por los erráticos senderos por los que paseaban con sus padres siendo unos niños.

pinchazo ruedasTodo suena muy bien y a un par de horas de haber dejado la ciudad un pinchazo en el neumático trasero del lado del conductor casi los saca de la vía, por fortuna el asunto no pasó a mayores, solo había que cambiar el neumático por el de repuesto, después de todo eso no era problema. Solo que un detalle con el que no contabas era que no habías revisado el neumático de repuesto antes de salir, ¿Por qué habría de estar sin aire? Ante situaciones como estas lo primero que nos pasa es que nos ofuscamos, hasta que  baja la adrenalina y comenzamos a pensar con más tranquilidad. Siempre hay alguien del grupo que es más equilibrado y logra que nos centremos en ver cómo podemos resolver el asunto.

En efecto eso fue lo que ocurrió, uno de tus amigos te hizo recordar que tenían un compresor de aire, qué genial había sido la idea de colocarlo con las cosas que se subieron a la camioneta. Un alivio enorme, acompañado de un cambio en el semblante llegó con la acción inmediata para inflar el neumático, en menos de 15 minutos estabas de vuelta en el camino junto a tus mejores amigos y seguía la aventura.

balsa

La verdad es que tener las herramientas adecuadas cuando se necesitan es fantástico. Al llegar al campamento base a horas del mediodía comieron bajaron las bicis se armaron con lo necesario, cuando uno de tus amigos dijo, que no se iba sin el compresor portátil. Entre las risas de todos, tomaron el equipo y se internaron en la montaña, en todo el trayecto hasta llegar al lugar que frecuentaban siendo niños, prepararon el campamento y la mañana siguiente, inflarían la balsa para recorrer el lago, a orillas del cual habían acampado, por suerte el compresor les fue de gran ayuda para dicho propósito.
De regreso a casa tuvieron una hermosa experiencia y una nueva historia para contar y sintieron que su amistad se consolidó más. Felicitaciones por eso.